Querid@s amig@s
En la historia del universo, vemos como los cambios trascendentales suceden cada cientos de miles de años y también como se suscitan transformaciones que son innegables para nosotros y que son fáciles de observar en tiempo presente.
Del mismo modo pasa con esta esfera azul; vemos como el sistema va arreglando algunas situaciones y deteriorando otras y ahí, en medio de todo ese movimiento de dualidad, se gesta otra llamada ASIRI que significa sonrisa, ¡pero vaya tremenda responsabilidad!!
Si la gente, por lo general no vibra con la sonrisa, ¿cómo podía lograr que esto sucediera?
Me di cuenta de algo importante: que las letras de ASIRI son las mismas de SIRIA un país con tanto terror y que siempre vive en guerra. Muchas veces me pregunté qué me estaban diciendo con ello y descubrí que la sonrisa es el cambio de actitud para nuestro bienestar.
La UNICEF ha lanzado la mayor petición de fondos para cincuenta y nueve millones de niños olvidados de sesenta y cuatro países viviendo en guerra.
Me pregunto ¿Dónde estamos nosotros? ¿Dónde está realmente mi atención?.
En el transcurso de todo este conflicto mundial, he conocido personas hermosas como tú, que deciden hacer las cosas de diferente manera.
Dice un dicho que “si quieres que cambie algo, haz lo contrario” y eso hicieron ustedes al tomar ASIRI, decidieron por la sonrisa, la vida, el amor. Personas maravillosas que he conocido en cada encuentro, en cada país, que hace que tome más fuerza cada vez y no olvide mi compromiso con los niños.
Ya somos más de 6,000 personas formadas en ASIRI, una de tantas propuestas que permite el despertar de consciencia en el mundo, porque aunque no seamos muchos, basta que tu intención de cambio esté presente para que con tu energía puedas transformar allí por donde vas.
No todas las personas tomaran cursos y talleres para un desarrollo personal o para algún tipo de aprendizaje, las personas que se donan y las que están abiertas al cambio, que sólo es el 20 por ciento, formaran parte de este grupo, el 80 por ciento sólo sigue la ola. Todos los grupos y niveles socio económicos necesitan una sonrisa que te dice que todo va a estar bien, que te muestra una forma diferente para ser lo que realmente eres.
A todas esas personas que están siempre ahí, gracias por tu energía, por tus deseos de contribuir a mejorar.
ASIRI continúa y este año 2020 con más fuerza que nunca a tomar el lugar que hemos decidido tomar y me refiero al compromiso que cada uno hace con lo que decide crecer.
Este año, que le llaman el 20 20, es para caminar lo más erguido posible, empoderado, reconocer el ser especial que eres desde la decisión que tomaste de venir a este planeta en este momento de cambio, con el maestro en tu cabeza, nuestro gran maestro “la humildad” y con esas ganas de ayudar sin olvidarte de ti mismo.
ASIRI desde el sentir hacer y pensar está haciendo cambios importantes y estamos tomando decisiones importantes para seguir despertándonos y despertando a los demás.
Si quieres seguir capacitándote, estate atenta/o a nuestras próximas noticias.
Si sabes de alguien que necesite una sonrisa muéstrale ASIRI y sé ese faro que mucha gente necesita.
Los abrazo
Ivette Carrión.
Directora de ASIRI Escuela Internacional
Creadora de Método ASIRI