Los niños nos están dando mensajes,  nos enseñan a mirar la vida de múltiples maneras.

Necesitamos una educación que responda a las necesidades del momento actual.

Que nos facilite…  experimentar por nosotros mismos y convertirnos en protagonistas de nuestros aprendizajes; recuperar la magia de estar vivos, activar nuestra capacidad de transformar, enriquecernos en la Interculturalidad y reconocernos en lo que somos.

El niño o niña de estos tiempos ha cambiado su forma de aprender, su grado afectivo, su control emocional

Presenta intereses múltiples y puede hacer varias actividades a la vez. Su aprendizaje no es lineal ni sigue un mismo estilo; su aprendizaje ahora es holístico y multidimensional.

La actual generación de niños, niñas y jóvenes que pueblan las aulas, necesitan colegios que respondan a

sus necesidades de aprender y a la diversidad de aprendizaje, colegios que le permitan descubrir, vivenciar y meditar, colegios que utilicen diversas herramientas para integrar los hemisferios cerebrales, colegios que se salgan de las dos dimensiones, colegios que despierten en ellos su interés por la investigación y creatividad.

Requieren una educación integral, que utilice estrategias y técnicas innovadoras y en donde los estudiantes se sientan felices, vivenciando una cultura de paz, de respeto a la diversidad y amor a la naturaleza.

La educación holísta está considerada como el nuevo paradigma educativo para el siglo XXI, se ha desarrollado a partir de la integración y de la visión de que todo está conectado con todo.

El resultado ha sido un paradigma educativo holístico, sin precedentes en la historia de la educación que está revolucionando radicalmente nuestras ideas en el ámbito educativo.

La educación holística supera la visión reduccionista cognitivista, considerando al ser humano en su totalidad, y trabaja en todas sus dimensiones: mental emocional, social ancestral, cognitiva, física corporal, mística, energética y espiritual.

Ivette Carrión Torres