EDUCAR EN EL SIGLO XXI

Generación  Arcoiris: una invitación a ampliar nuestras miradas

y descubrir lo que los niños nos están mostrando

EDUCAR EN EL SIGLO XXI

“Sólo si miramos a los niños hay futuro”

Bert Hellinger

¿Qué entendemos hoy por educar? ¿Para qué educamos?

Qué necesita el niño de mi? ¿Qué puedo aportar como adulto?

El término “Educar” proviene etimológicamente del latín: educare – criar, nutrir o alimentar y  educere – sacar, llevar o conducir desde dentro hacia a fuera. Desde su origen el término nos presenta dos acepciones opuestas.

Desde la una, educar se entiende de fuera hacia adentro, introduciendo en el otro conocimientos, saberes, datos, ideas y desde la otra desde dentro hacia fuera, en la que educar es dejar que la persona vaya sacando, desarrollando y potenciando todo lo se lleva dentro.

Y si… ¿los niños fueran como la semilla, que ya trae toda la información dentro para desarrollarse y sólo necesita caer en tierra fértil?

Entendemos Educar como el permitir, facilitar, habilitar, acompañar para que ese potencial interno se manifieste.

y si… ¿estuviéramos vinculados en un campo de conciencia, en el cual todo estuviera unido y como en un holograma: la parte contiene al” todo” y el “todo” está en la parte?

La educación no puede separarse de lo que somos y nosotros que somos parte de ese “todo” aprendemos de manera holística, integral, creativa, creadora, multidimensional.

Tal vez la Nueva Educación venga a Unir lo que creíamos que estaba separado y comenzar a mirar el mundo es términos de interrelación y unidad.

y si… ¿fundáramos la Pedagogía cuántica de la creación?

Un nuevo paradigma educativo

La comprensión cuántica en la manera de entender cómo funciona  el mundo nos invita a abrirnos a nuevos niveles de percepción: a una educación multidimensional.

y si…  ¿el observador creara lo observado y modificara la realidad?

 ¿si fuera mi mirada lo que está generando esa realidad?

 ¿si lo que me molesta fuera me está mostrando algo que necesito resolver dentro como una imagen en el espejo?

Si puedo ver eso que me está molestando como un indicador de algo que necesito resolver en mi, cambio la lógica que mantenía ese conflicto activo  y comienza a suceder algo diferente.

y si… ¿comenzamos educándonos en una nueva mirada, una mirada creadora, que cada vez se aleja más del juicio para acercarse a la unidad?

Educando me educo

¿Cuál es el verdadero aprendizaje? El aprendizaje de lo que verdaderamente somos

Los niños ya vienen en conexión con su sí mismo, con su ser esencial, con su esencia.

Somos los adultos que al estar desconectados, lo desconectamos de su verdadero ser.

¿Qué pasaría si  la educación se enfocase a que encontremos nuestro talento;

la zona donde se entrelazan nuestras capacidades y sueños con la realidad?

El aprendizaje es un proceso de experiencia

y si… ¿fuera la experiencia de la totalidad, la que nos permite reconocernos como perteneciendo a todo el universo?

EUREKA… eso si es aprender

Y si…¿ Educar fuera el camino para des-cubrir quienes somos?

Proponemos la Pedagogía del Descubrimiento para dejarnos des-cubrir por los descubrimientos de los niños y así des-cubrir mi verdad, tu verdad y desde ese nuevo lugar verte en tu potencial.

“Si puedo verte en lo que tú ERES, puedo Reconocerme en lo que yo Soy”

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información. Einstein

El aprender es parte de la experiencia, por eso se aprende en la vivencia, unos a través del movimiento, música, danza, están los que prefieren leer, contar, otros ver películas, dibujar, conversar, escuchar, hacer con las manos, actuar, etc.

Y si… ¿existiera más de una manera de aprender?

Y si… ¿moverse fuera parte del aprendizaje?

A partir del desarrollo de Howard Gardner  y otros investigadores sobre las Inteligencias Múltiples, se han propuesto varios tipos de inteligencia: lingüística-verbal, lógico-matemática, visual- espacial, musical, corporal-kinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturista, emocional, espiritual, intuitiva, práctica y co-creadora.

Los niños que están naciendo traen una mayor activación del hemisferio derecho, que se caracteriza por recibir y procesar la información de forma creativa, intuitiva, telepática… a través del sonido, color e imagen y sus capacidades asociadas a la intuición, la creatividad, la telepatía, la fluidez, la expresión por el arte, etc.

El hemisferio derecho del cerebro rige las funciones asociadas a los estados emocionales, un niño que tiene  más estimulado este hemisferio necesita conectar con sus emociones para poder integrar el aprendizaje.

Descubrir y despertar ese potencial

Como un ArcoIris se abre el brillante abanico de posibilidades cuando abrimos la mente y aprendemos a fomentar el potencial del niño, enfocándonos en la solución.

Ningún niño debería sentir que no puede si los adultos somos capaces de verlo desde su ilimitado potencial

Poner la atención en las actividades que le gustan y dar tiempo y espacio para que desarrollen sus intereses. Todas las capacidades de los niños se potencian si hacen lo que les gusta… cualquier niño se supera a sí mismo si conecta con su pasión.

y si… ¿los niños sólo necesitaran que tomemos en serio sus pasiones?

y si … ¿respetando sus pasiones comenzáramos a conectar con las nuestras?

y si… ¿nuestras pasiones fueran el camino al desarrollo de nuestras capacidades?

En la infancia lo único que el niño necesita es jugar y jugar.

Si los niños tuvieran la libertad de hacer lo que necesitan las 24 hs del día en la primera infancia se  pasarían el día entero jugando. Jugando es como aprenden sobre el mundo que los rodea. Mientras juegan hacen conexiones neurológicas, simboliza con el juego todo aquello que no entiende de este mundo. Utiliza su imaginación para reproducir vivencias que le producen miedo o ansiedad

El juego es: lúdico- terapéutico- canalizador- catártico

Generación ArcoIris impulsa una educación que invite a despertar nuestros potenciales dormidos

Elegimos reforzar los vínculos que unen en lugar de las  etiquetas que separan.

Muchas veces se confunden síntomas con características:

  • Traen códigos deferentes que implican niveles más profundos en la forma de comunicarnos. No se comunican con las palabras. Ellos responden a nuestra energía.
  • Son capaces de detectar y evidenciar las distorsiones entre lo que mostramos para afuera y lo que realmente ocurre en nuestro mundo interior y se valen de diferentes formas para expresar la incoherencia que perciben.
  • Como tienen una gran percepción del campo emocional de las personas, normalmente son los primeros en percibir que algo está pasando en la familia, aunque muchas veces sean los últimos a los que se le comunican las decisiones.
  • Muchas veces estos niños tienen problemas para adaptar su vibración al cuerpo físico y esto se refleja en un exceso de energía que necesita canalizar para poder enraizarse.
  • La información que reciben no suele ser suficientemente interesante como para captar su atención y a causa de su aguda percepción, pueden estar conectados con otras realidades, imperceptibles para el adulto (multidimensionalidad)
  • Gran sensibilidad a los estímulos. Muchas veces la hiperactividad y la distracción se debe a que están sobrecargados de estímulos que necesitan descargar de alguna manera.
  • Traen un nivel de inteligencia superior y tienen una manera diferente de aprender, ya que utilizan capacidades que en la mayoría de los adultos se encuentran dormidas (HD)
  • Son creativos y activos y no pueden seguir secuencias lineales y unidireccionales. 
  • Esta nueva generación de niños presenta la característica de tener una gran sensibilidad y un desarrollo mayor de la empatía. De esta manera perciben fácilmente las emociones, intenciones y pensamientos de quienes les rodean y decodificar lo “no dicho” a través de leer el lenguaje corporal y gestual como el campo energético.
  • Necesitan un entorno coherente y comprensivo que les permita corroborar que sus percepciones son correctas.

Cuando reciben un ambiente más armonioso,  mejoran rápidamente su comportamiento porque de alguna manera están cumpliendo su objetivo, que es lograr que los adultos tomemos conciencia del mundo en el que vivimos y hagamos los cambios necesarios para poder transformarlo en un lugar mejor.

La mirada sistémica

Los niños nos abrazan para abrirnos el corazón. ¿Cómo miramos a los niños y a los jóvenes?

Cuando no entendemos, juzgamos y cuando juzgamos excluimos

y si… ¿los niños vinieran a mostrarnos lo que aún no hemos sido capaces de incluir en nuestro corazón?

Los niños actúan por amor. ¿Dónde está el amor?

Más allá del misterio: somos parte de sistemas a los que estamos unidos por un campo de energía que conecta todas las cosas.

El primer sistema al que pertenecemos es la familia.

Desde el enfoque sistémico la familia es el primer sistema que conformamos y que nos conforma.

De allí la importancia de la mirada sistémica como una mirada inclusiva a todo lo que somos y a todo lo que es.

Desde la visión sistémica miramos al niño en su contexto, miramos al niño integrado a su sistema familiar y en lugar de quedarnos en las conductas, síntomas y características vamos más allá y miramos las dinámicas relacionales, los órdenes y desórdenes en el sistema al que pertenecen y nos enfocamos en la solución.

En lugar de verlo como el “problema” suponemos que su conducta o síntoma tiene algún sentido, porque está compensando un desorden de su sistema y lo hace por lealtad.

A partir de aquí nuestra mirada nos lleva a buscar cuál es su intención.

Nos estamos moviendo a un nivel inconsciente donde las apariencias y las creencias pueden ser totalmente contrarias.

Si en lugar de mirar al niño con preocupación, miramos hacia donde mira el niño comprenderemos que el niño trata de incluir algún excluido de su sistema. Le damos un lugar en nuestro corazón y permitimos que tenga de nuevo su lugar y así el niño se libera de su implicación.

Ellos manifiestan algo del sistema que no estamos viendo y esto sucede a un nivel inconsciente.

Los niños no eligen esto pero como parte de un organismo mayor estamos al servicio de la conciencia familiar.

y si… ¿la hiperactividad respondiera a movimientos interrumpidos en los sistemas familiares?

y si ¿el déficit de atención nos estuviera informando lo que no estamos mirando y necesita ser visto?

y si … ¿el  autismo viene a mostrarnos nuestras dificulatades en la comunicación y en la manera de relacionarnos?

Nuestro propósito es crear espacios de encuentro donde explorar juntos qué hay más allá de las aparentes dificultades de aprendizaje, de las rabietas, de la falta de interés de los niños y jóvenes; promover comprensiones que nos permitan ampliar nuestra mirada y aportar herramientas que favorezcan una comunicación más auténtica.

 

Contacto

Puedes contactarnos a través de nuestro

formulario o llamando al 690 760 855

*Campo obligatorio

15 + 13 =