Verónica Boix nos invita a plantearnos la pregunta: Cuál es el propósito de la educación en el siglo XXI?
Y nos propone un cambio de mirada para que lo que enseñamos pueda ser visto en relación con el mundo, desde una mirada del ser humano como parte activa de un mundo cambiante.